lunes, 9 de octubre de 2017

En la final de los Green Solutions Awards


El proyecto Life Reusing Posidonia, impulsado por el IBAVI en colaboración con la Dirección General de Energía y Cambio Climático del Govern de les Illes Balears y con financiación del programa europeo LIFE, ha pasado a la final de los Green Solutions Awards impulsados por Construction21 tras ganar en la categoría nacional Bajo Carbono.

Los Green Solutions Awards están organizados por la plataforma Construction21, liderada por la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF. El objetivo de estos premios es dar a conocer soluciones sostenibles e innovadoras aplicadas a construcciones reales.

Este es el caso del las 14 Viviendas de Protección Pública de Sant Ferran de Formentera  promovidas por el IBAVI a fin de colaborar activamente con el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia Europa 2020 mediante un ejemplo de proyecto de adaptación al cambio climático.

El jurado de  los Green Solutions Awards ha estado formado por 11 expertos en construcción sostenible de edificios y ciudades que han valorado las candidaturas españolas, debatiendo para designar los casos de estudio más inspiradores. Sus criterios de selección han sido el carácter innovador y el rendimiento de los proyectos, su coste y que puedan ser reproducidos. 

Con su elección, los miembros del jurado quieren dirigir un mensaje clave: demostrar a propietarios y profesionales que es posible construir o rehabilitar de manera alternativa, aportando soluciones tangibles y concretas. ¡Eso es Life Reusing Posidonia!

La siguiente etapa es la final internacional de los Green Solutions Awards 2017, en la que compiten los ganadores de los otros países participantes y que tendrá lugar el 15 de noviembre en Bonn (Alemania) con motivo de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 23).

Reducir CO2 en la construcción 

El proyecto Life Reusing Posidonia (nombre bajo el que se ha presentado el proyecto de las 14 VPP) está demostrando que, fuera del ámbito de las grandes ciudades, es posible aplicar sistemas constructivos más sostenibles desde el punto de vista ambiental, económico y social. Se trata de una industria local artesana de producción ecológica con materias primas de kilómetro cero que tenemos al lado y que estamos dejando desaparecer.

En el caso de las 14 VPP de Formentera se han utilizado recursos locales como la posidonia seca para el aislamiento del edificio, se han reutilizado carpinterías para el interior y el exterior de las viviendas, se ha procedido a la cimentación y suelos de cal hidráulica NHL5 en masa y se ha utilizado cerámica cocida en hornos de biomasa, entre otros. Pero también se han  optimizados los recursos importados, como la madera con sello FSC, y bloque de Ytong para reducir el impacto ambiental. 

Con todo esto hemos conseguido: 
  • Reducir un 50% las misiones de CO2 durante la construcción del edificio
  • Reducir un 75% la energía útil durante la fabricación del edificio
  • Reducir un 60% el consumo de agua
  • Reducir un 50% la producción de residuos 
Además de los factores cuantificables, el objetivo del proyecto es reducir al máximo los efectos colaterales de la construcción, como la explotación laboral en los llamados ‘países del tercer mundo’, la toxicidad en el interior de las viviendas y los desastres ambientales y sociales que provoca de la explotación de recursos, tales como la tala forestal descontrolada o las minas de aluminio. 

lunes, 25 de septiembre de 2017

Posidonia seca en la cubierta de una vivienda: el proceso

En las 14 Viviendas de Protección Pública de Sant Ferran promovidas por el IBAVI hemos utilizado la posidonia oceánica seca como material de construcción tal y como se hacía antes aprovechando sus propiedades como aislante térmico.

El uso de la posidonia como aislante es posible gracias a las burbujas de aire que contiene en su interior. Pero además, es uno de los residuos locales más abundantes que encontramos en Formentera. El volumen excedente anual de posidonia, de unos 400mᶟ, permitiría aislar toda la obra nueva de la isla.

Planta protegida

Para evitar dudas, la posidonia es una planta protegida y su uso requiere el permiso del Servicio de Protección de Especies autonómico. La recogida se ha realizado por parte de la empresa concesionaria del mantenimiento de la playa y se ha limitado exclusivamente a las zonas en las que el material acumulado sobre la arena de las playas excede la cantidad necesaria para mantener el equilibrio del ecosistema dunar costero y se han tomado las máximas precauciones para no afectar el ecosistema dunar, bajo la supervisión de los técnicos de Medio Ambiente del Consell de Formentera



La recogida ilegal de posidonia es una falta multada con 3.000 euros. 

Ensayos con la UIB

La posidonia no requiere tratamiento artificial, ya que la sal del mar actúa como conservante y biocida. Aún así, para comprobar su buen funcionamiento realizamos tres ensayos distintos en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares (UIB). El resultado fue un éxito. 

El primer ensayo fue mediante dos sensores datalogger PCE - HT 71. 

El segundo, mediante un horno de secado comparando los resultados con poliestireno expandido. 

Y el tercero, mediante un medidor de flujo de calor siguiendo las especificaciones de la norma UNE 8301.
El aislamiento de posidonia seca proporciona una U: 0, 2936 W / m2 ° C y Λ: 0,044 W/mK para una densidad de 185Kg / m3 y 16cm de espesor.

El proceso

Una vez concedidos los permisos pertinentes y realizados los ensayos con la UIB, procedimos a realizar la cubierta. Para ello se repartieron dos bolsas de 10kg por m2 de cubierta y el material se extendió con los pies.

La compactación  para conseguir 185kg/m3 se realizó manualmente, apretando con piés y manos las hojas entre los palés que forman la subestructura donde se clavaran los tableros OSB. 

Luego se impermeabilizó con EPDM y se protegió con losas de piedra de marés montadas en seco como pavimento.

¡El olor a mar impregnó la obra durante todo el proceso!









martes, 5 de septiembre de 2017

La posidonia oceánica como material de construcción

Antes de nada déjanos preguntarte: ¿Sabes cuál ha sido el uso tradicional de la posidonia oceánica? 

1- En agricultura, como abono y material que favorece el esponjamiento de las tierras de cultivo excesivamente arcillosas 

2- En ganadería como lecho de animales 

3- Como material de construcción, aislante térmico, como se utilizaba antaño. 

Nosotros nos acogemos al punto 3. Por eso nuestro proyecto se llama #LifeReusingPosidonia. Hemos utilizado la posidonia oceánica seca como material de construcción, tal y como se hacía antes, aprovechando sus propiedades como aislante térmico. 

¿Por qué defendemos que es buena idea usar la posidonia para la construcción?

Primera razón: 


Porque se aprovechan los recursos naturales que tenemos a mano, sin necesidad de transportarlos de fuera de la isla. Eso implica reducir el consumo de materias primas no renovables y reducir la emisión de CO2.





























Segunda razón:

Porque se recupera su uso tradicional como aislante térmico. Hace años, se construía con vigas de madera y crucetas, generalmente de sabina, sobre las que se depositaba una capa de unos 20-30 cm de espesor de posidonia. A continuación se cubría con una mezcla de ceniza y cal que se obtenía de los residuos del horno de cal y finalmente se cubría con una capa de arcilla. Aún hoy, podemos ver casas tradicionales de Formentera hechas así. Reutilizamos y avanzamos.


















Tercera razón:

Porque se aprovecha el material de la retirada controlada de la posidonia sin perjudicar el medio ambiente, ya que no se debe olvidar que ¡es necesaria para mantener el ecosistema dunar de las playas! En Formentera el excedente es tan elevado que su acopio es un problema, por lo que hay que darle un uso. 



















Estás son tres de las razones por las que creemos que utilizar la posidonia oceánica #esunabuenaidea. Lo hemos puesto en marcha en las 14 Viviendas de Protección Pública en Formentera. 


¡Ayúdanos a dar a conocer el proyecto y que a contagiar una construcción eficiente y responsable!

miércoles, 23 de agosto de 2017

Life Reusing Posidonia, resumen del proyecto

Life Reusing Posidonia es un proyecto de gobernanza ambiental pionero en las Islas Baleares, nacido en abril de 2010, que fomenta el uso de materiales locales y/o ecológicos para la construcción eficiente. Entre estos materiales destacan la posidonia seca como aislante térmico, la reutilización de carpinterías de segunda mano, la piedra de marés, la cerámica artesanal o el uso de cal como alternativa al cemento, a fin de colaborar activamente con el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia Europa 2020 mediante un ejemplo de proyecto de adaptación al cambio climático (Climate Change Adaptation Project).

El Govern de les Illes Balears, a través del IBAVI (Instituto Balear de la Vivienda), y en colaboración con la Dirección General de Energía y Cambio Climático, ha recibido una subvención Europea valorada en 754.012€ del programa LIFE+2012 que ha permitido la construcción de 14 viviendas de protección pública en Sant Ferran, en Formentera. Las llaves ya fueron entregadas a las familias y éstas tienen el honor de vivir en las primeras viviendas de clase energética A de toda Baleares. A día de hoy, existe la posibilidad de visitar una de las viviendas tanto para grupos de estudiantes, administraciones públicas, como para asociaciones.

La posidonia como elemento de construcción

La posidonia oceánica es una planta endémica del Mar Mediterráneo y entre Formentera e Ibiza se encuentra la pradera más grande, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Cuando la posidonia llega a las playas debido a su ciclo natural, se seca con la exposición al sol. Podría parecer que, llegados a este punto, pierde su valor. Sin embargo, Life Reusing Posidonia trabaja para que su vida no acabe aquí y se le otorgue un valor por parte del imaginario colectivo.

Life Reusing Posidonia no busca promocionar las casas construidas con materiales alternativos, sino fomentar el uso de dichos materiales para la construcción, mostrando al mundo que sí es posible edificar viviendas plurifamiliares siendo responsables con el medioambiente. La reducción de un 50% de emisiones de CO2 durante la fabricación, un 75% durante su vida útil, un 60% en el consumo de agua y un 50% en la producción de residuos, contribuyen a disminuir la huella ecológica que deja la urbanización y redunda en nuestro propio confort.

La apuesta de la Unión Europea por este ambicioso proyecto responde a una demanda global de la sociedad, que necesita, en todas sus vertientes, reducir el impacto medioambiental para frenar el cambio climático. Las 14 viviendas de Life Reusing Posidonia son el primer paso de una realidad que debe empezar a generalizarse en el futuro más próximo. Una realidad donde la construcción eficiente tome la delantera.





martes, 1 de agosto de 2017

Les famílies ja tenen les claus

Les famílies ja han accedit als habitatges de protecció oficial de Sant Ferran de Formentera que formen part del projecte "Life Reusing Posidonia", promogut per l'Insitut Balear de l'Habitatge (IBAVI). Aquest projecte, que neix l'abril de 2010, posa en marxa un prototip de construcció amb mesures mediambientals pioneres a les Illes Balears.


La presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol, el president del Consell de Formentera, Jaume Ferrer, i el conseller de Territori, Energia i Movilitat, Marc Pons han lliurat les claus a les famílies. Encara queda per adjudicar un habitatge adaptat, reservat per a sol·licitants amb necessitats especials, i un d'altre que està en tràmit d'adjudicació.

Es tracta del primer edifici plurifamiliar de classe energètica A a les Illes Balears. S'han construït sobre un solar aportat pel Consell de Formentera i l'IBAVI i és un prototip de construcció eficient que ha obtingut l'ajuda europea del programa "Life+ 2012". Aquest projecte, anomenat de governança ambiental, està finançat per la Unió Europea a través del programa marc "Life Posidonia" i s'encarrega de recollir les dades del procés de construcció dels habitatges i fer un seguiment dels consums. Aquestes dades serviran de model per desenvolupar les futures normes de construcció eficient a Europa.

Les característiques principals d'aquest projecte són la reutilització de la posidonia oceànica seca com a aïllament tèrmic i la utilització durant la construcció de residus com els palets d'obra, els àrids de l'excavació i fusteries de segona mà, evitant al màxim el formigó armat, productes derivats del petroli i el PVC. Aquesta reutilització de materials i la utilització d'elements el més ecològics possible ha permès reduir un 50% la contaminació durant el procés de construcció i un 50% els residus d'obres. D'aquesta forma, amb la reutilització, s'ha aconseguit reduïr les emissions de CO₂.

Està previst que amb aquest projecte els habitatges puguin reduir un 75% el consum d'energia de l'immoble durant la seva vida útil i un 60% el consum d'aigua. Per aquests motius els adjudicataris s'han compromés en el seu contracte de lloguer a fer consums responsables, a facilitar el seguiment de les dades de consum i a fer un ús sostenible de l'habitatge.

video



miércoles, 19 de julio de 2017

Les figueres i l'arquitectura tradicional

Al poeta Rafael Albertí i a la seva dona els va salvar una figuera eivissenca.

Pues estábamos en casa sentados, me acuerdo perfectamente, estábamos sentados en una higuera, en una de esas higueras de que te he hablado, de sombra profunda, sentados en las ramas, María Teresa y yo, y de pronto vimos - nuestra casa quedaba a unos treinta metros de la higuera-, vimos a una pareja de la Guardia Civil que llegaba a casa y que venía realmente a buscarnos (…) A nosotros nos ha salvado la sombra de una higuera ibicenca. 



Així ho conten Marià Castelló, Víctor Rahola i Stefano Cortellaro, en el seu article Na Blanca d’en Mestre, publicat a la revista Quaderns del Col·legi Oficial d'Arquitectes de Catalunya.

La figuera és tot un símbol a les Illes Balears però especialment a Formentera. La figuera és un arbre que ens avisa de que arriba la primavera, és un esclat a l’estiu, són olors, és refugi, és dolçor… I fins i tot, ens atrevim a dir que la figuera - la figuera estalonada- és un magnífic exemple d'arquitectura tradicional en estat pur, la que inspira les cases del Projecte 14HPP Sant Ferran de Formentera.


Perquè l’arquitectura tradicional ha estat una referència constant en aquest projecte, no com a forma, si no com a manera de treballar, des de l’escassetat de recursos i amb el que tens a mà. Com ha passat amb les figueres estalonades de Formentera.

Els pagesos veien que a les figueres tenien complicat créixer cap amunt per mor del vent que bufa en aquesta illa sense muntanyes. Per això, en un moment donat, la solució va ser col·locar estalons davall les seves branques (els estalons són aquets pals bifurcats en un dels extrems que sostenen les branques dels arbres i que armen parrals).

Amb el temps, experimentaren que, amb un sol tronc, una figuera produïa moltes més figues. A més, gràcies als estalons podien accedir a les figues situades més amunt, i els animals i les persones trobaven una ombra per protegir-se de la calor. Tot eren avantatges.

Així, el pagès va modelar la figuera respectant l’arbre i l’entorn, adaptant-se i millorant. Mirau les fotografies de na Blanca d’en Mestre, la figuera més impressionant de l’illa.


La inspiració i la sabiduria, per tant, vénen moltes vegades de l’arquitectura tradicional, que són com unes ulleres per mirar d’aprop i no perdre detall.




*Fotos de les figueres, Luna Pérez Visairas.
*Foto de la promoció Projecte 14HPP Sant Ferran, José Hevia.
*Muntatge de Marià Castelló, inclòs a l'article Na Blanca d’en Mestre, juntament amb Víctor Rahola i Stefano Cortellaro, publicat a la revista Quaderns del Col·legi Oficial d'Arquitectes de Catalunya.